TERAPIA SEXUAL: Derribando mitos (Raquel Gálvez)

Hoy en día, afortunadamente, está cambiando el clásico tabú que rodeaba a la psicología, y cada vez más gente acude al psicólogo sin ocultarlo a sus allegados, y sin sentirse “raro” o “enfermo” por ello. Sin embargo, ante la terapia sexual sí se experimenta generalmente algo más de resistencia.terapia sexual sexologia alcorcon

 

La satisfacción sexual es una parte muy importante en la vida adulta, tanto individual como en pareja, y como tal merece ser tratada. Como cualquier otro aspecto de nuestro día a día, si sentimos que algo no funciona como debería”, que algo ha cambiado, ya no disfrutamos igual, o incluso, que el sexo se convierte en algo doloroso, o una carga, es importante que acudamos a un profesional que pueda ayudarnos a reencontrarnos con la vida sexual, y a disfrutarla, pues es la parte más placentera de la vida adulta, y como tal debe ser vivida.

Es comprensible que algunas personas puedan experimentar cierto pudor a la hora de pedir ayuda profesional, pues están revelando aspectos privados de su vida íntima, que en muchas ocasiones se convierten en un gran tabú. Sin embargo, los terapeutas sexuales estamos capacitados y dispuestos a escuchar y atender los conflictos de cada paciente con seriedad y respeto.

 

A menudo las personas que solicitan terapia sexual (tanto de forma individual como en pareja), arrastran una larga lista de frustraciones, decepciones y sufrimiento a su espalda, por lo que la terapia deberá responder a esto atendiendo la autoestima, la confianza en uno mismo, y también, la relación de pareja, pues el malestar sexual influye en gran medida en la relación sentimental, llegando a ser el motivo de ruptura en algunas ocasiones. De esta forma, la terapia sexual, a pesar de partir de un aspecto que parece muy concreto, se convierte en un trabajo muy amplio y global.

Terapia sexual en Alcorcón

La terapia sexual permite conocer y comprender mejor nuestra sexualidad. Esto significa, que seremos capaces de entender cómo funciona sexualmente nuestro cuerpo anatómica y fisiológicamente para saber detectar cuándo algo “va mal”, y por qué. Sin embargo, la sexualidad humana no se limita solo a las relaciones sexuales o al coito, sino a toda una red de sentimientos, emociones, creencias, pensamientos, temores y necesidades que hemos aprendido por la cultura en la que nos hemos desarrollado, por la familia que nos ha educado y por nuestra historia vital. Todo esto termina influyendo cómo nos relacionamos con nuestra propia sexualidad, a solas y en pareja, y cómo nos posicionamos ante la idea de dar y recibir placer a través de nuestro cuerpo.

 

Tras la terapia sexual, aprendemos a aceptar mejor nuestro cuerpo, nos desprendemos de prejuicios dañinos y somos más sensibles a nuestras propias necesidades, siendo al mismo tiempo, capaces de dar, recibir y pedir placer erótico desde un estado de tranquilidad y calma con nosotros mismos, desprendiéndonos del temor, la culpa o la vergüenza que tantas veces envuelven y limitan la sexualidad en nuestra sociedad.

 

Redactado por Raquel Gálvez.

Psicóloga Sanitaria y Sexóloga en Globaltya Psicólogos

 Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Contacto

c/ Princesa Doña Sofía 5, 28924 Alcorcón.

Lunes a viernes de 11 a 21h, sábados de 11 a 14h.
info@globaltyapsicologos.com
  677 293 399 / 677 320 962 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies