El impacto psicológico del Coronavirus

El impacto psicológico del Coronavirus

Globaltya No Comments
covid

Todos recordaremos el 2020 como el año en el que el mundo cambió tal y como lo conocemos. Los estragos que ha causado el coronavirus a nivel económico y social son prácticamente incuantificables.

En consulta hemos detectado una mayor afectación psicológica en personas que ya tenían alguna patología previa y hemos comenzado a recibir primeras consultas de pacientes que no han logrado adaptarse adecuadamente a toda esta nueva situación.

En estos momentos encontramos una serie de problemas comunes:

Miedo y ansiedad

El miedo es una emoción básica y adaptativa que nos permite protegernos de algún peligro de nuestro entorno. Es perfectamente normal sentir miedo ante un escenario tan desconocido y, a priori, peligroso como el que estamos viviendo.

Podemos sentir miedo a contagiarnos, miedo a perder a algún ser querido, miedo a perder el trabajo, miedo a que el país entre en una crisis económica profunda, etc.

El miedo nos puede ayudar a movilizarnos con el objetivo de contrarrestar las posibles consecuencias negativas de que suceda aquello que más tememos. Sentir miedo a perder el trabajo nos puede impulsar a buscar fuentes de ingresos alternativas. Sentir miedo a contagiarnos nos hará ser mucho más conscientes del uso de la mascarilla y nos ayudará a tomar las medidas de higiene necesarias.

Sin embargo en ocasiones el miedo puede escapar a nuestro control y paralizarnos. Es ahí donde el miedo pierde su caracter “de ayuda” para convertirse en un lastre que nos impide vivir nuestro día a día con normalidad.

Cuando el miedo se desboca comienzan a aparecer los pensamientos catastrofistas y obsesiones que acaban generando cuadros de ansiedad con distintas manifestaciones fisiológicas: dolores de cabeza, problemas para dormir, malestar estomacal, palpitaciones u opresión en el pecho.

¿Qué podemos hacer para contrarrestar el miedo y la ansiedad?

La preocupación obsesiva y las rumiaciones sobre el futuro no nos van a preparar ante posibles eventualidades negativas. En lugar de eso trata de observar tus pensamientos como si fueran nubes que atraviesan tu conciencia hasta que desaparezcan por sí solos, sin hacer nada por eliminarlos.

Sensación de falta de control

El ser humano necesita sentir que tiene cierto control sobre su vida para disfrutar de un adecuado equilibrio psicológico. Cuando desaparece la sensación de control, pueden aparecer distintas alteraciones psicológicas.

En estos momentos no tenemos conocimiento ni control sobre los mecanismos que llevan al virus a contagiar a la población. Tampoco tenemos control sobre las medidas que están tomando los gobiernos para intentar frenar su propagación. Todo ello nos puede generar incertidumbre y frustración.

¿Cómo podemos actuar ante la sensación de falta de control?

Lo primero que debemos hacer es aceptar que estamos viviendo una situación de falta de control. La aceptación es el primer paso para que las sensaciones desagradables comiencen a desaparecer.

Una vez que hayamos aceptado la situación, podemos analizar las cosas que sí que se encuentran bajo nuestro control, comenzando precisamente por nuestra propia respuesta emocional. No podemos cambiar la situación actual pero sí que podemos cambiar la forma en la que respondemos a ella.

Es posible que todos los cambios que estamos viviendo también hayan alterado un poco ciertos hábitos que tenías antes de la pandemia, por ejemplo, hacer deporte a diario, mantener una dieta equilibrada o estudiar. Recuperar el control de estos hábitos no solo te ayudarán a fortalecer tu bienestar sino también reducirán la sensación de falta de control.

Sensación de aislamiento

El aislamiento es la primera medida, junto a la higiene personal, para cortar la transmisión del virus.

Sin embargo, aunque el aislamiento es parte de la solución, no podemos olvidar que el ser humano es un ser social que necesita del contacto con sus semejantes para disfrutar de un correcto funcionamiento psicológico.

Es normal que el aislamiento obligado que hemos vivido durante estos meses haya hecho mella en muchas personas, especialmente en aquellas que viven solas.

Cómo contrarrestar el aislamiento

Podemos sentirnos afortunados en que la pandemia ha llegado en un momento en el que tenemos múltiples formas de contactar con nuestros seres queridos: videollamadas, skype, whatsapp, zoom, etc. Trata de encontrar un momento cada día para hacer esa llamada a un amigo o familiar.

Aunque las nuevas tecnologías nos pueden ayudar a sentirnos menos aislados, también pueden contribuir a intensificar todas las emociones negativas que hemos plasmado en este artículo como consecuencia de una exposición continua a distintas fuentes de información. Es importante aprender a limitar nuestra exposición al bombardeo continuo de noticias relacionadas con el coronavirus. Estar informados es importante, estar infoxicados es perjudicial.

Si crees que toda esta situación te está superando a nivel mental y emocional  y no acabas de sentirte bien, puedes ponerte en contacto con nosotras sin ningún compromiso. Además de ofrecer consulta presencial en nuestro centro de Alcorcón, también tenemos a tu disposición la modalidad de terapia online.

Tipos de obsesiones más frecuentes en el TOC

Globaltya No Comments
trastorno obsesivo compulsivo

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es una alteración mental que se caracteriza por la presencia de obsesiones y compulsiones. Las obsesiones son las ideas o contenidos intrusivos que la persona experimenta como extraños o inaceptables y las compulsiones son los comportamientos que se realizan con el objetivo de eliminar dichas obsesiones.

Las obsesiones en el TOC pueden ser muy variadas pero existen una serie de temas que los pacientes manifiestan con más frecuencia que otros. En este artículo vamos a hacer un repaso de las obsesiones más frecuentes que suelen darse en el trastorno obsesivo compulsivo.

Obsesiones más frecuentes en el trastorno obsesivo compulsivo

TOC de amores

En el conocido TOC de amores, las obsesiones de la persona están relacionadas con la duda de si realmente quiere lo suficiente a su pareja. Se trata de un problema relacionado con la “duda patológica”.

La persona que sufre este problema no puede dejar de comparar su relación de pareja con otras relaciones o incluso con películas o canciones en un intento de resolver su duda. Sin embargo, paradójicamente, cuanto más esfuerzo invierte en resolver esta duda, mayor es su malestar y alejamiento de su pareja.

Algunas personas acaban rompiendo con su pareja como una salida equivocada a su malestar.

TOC de orientación sexual

En este tipo de TOC, la persona tienes obsesiones frecuentes y recurrentes sobre su propia orientación sexual. Por lo general la persona con este tipo de obsesiones ha disfrutado de relaciones heterosexuales a lo largo de toda su vida, sin embargo en un momento puntual puede surgir un pensamiento indeseado que le lleve a cuestionar su propia sexualidad.

A lo largo del día tenemos multitud de pensamientos que pasan por nuestra cabeza y no les prestamos atención. Si la persona deja pasar ese pensamiento y “no lo compra” es prácticamente imposible que se genere una obsesión.  Sin embargo si por alguna razón le presta más atención de la debida y comienza a cuestionarse su orientación sexual de forma seria, ahí nace el germen de la obsesión.

Aunque son más frecuentes las obsesiones relacionadas con ser homosexual, también puede darse el caso contrario, es decir, una persona abiertamente declarada homosexual que en determinado momento comienza a sentir temor a ser heterosexual.

Como podemos observar, en ambos casos se produce un pensamiento “egodistónico”, es decir, un pensamiento que no está en sintonía con sus valores ni con la imagen que tiene de sí mismo.

TOC de contaminación

Las obsesiones relacionadas con la contaminación son uno de los grandes clásicos dentro del trastorno obsesivo compulsivo. La compulsión de lavarse las manos para aplacar las obsesiones ha sido ejemplificada en multitud de películas y probablemente sea una de las más conocidas.

Miedo a estar enfermo

El temor a estar enfermo o infectado de algo está muy relacionado con las obsesiones de contaminación. Sin embargo aquí las compulsiones adquieren la forma de visitas constantes al hospital o la realización frecuente de analíticas de sangre para descartar posibles enfermedades.

Normalmente las enfermedades a las que más se teme son aquellas que no manifiestan síntomas hasta estadios avanzados, como pueden ser determinados tipos de cáncer o el virus del sida.

Impulso de dañar a otros

Algunas personas pueden desarrollar un miedo irracional a “perder la cabeza” en un momento determinado y dañar a sus seres queridos. Este daño puede ser realizado mediante el uso de algún objeto o herramienta, como unas tijeras o un martillo hasta un posible envenenamiento accidental.

La compulsión más frecuente consiste en esconder y mantener fuera del alcance de la vista cualquiera de estas herramientas. Algunas personas buscan perfiles criminales en internet de individuos que hayan cometido estos actos y se comparan con ellos en un intento de consuelo.

Obsesiones de simetría y orden

Otro de los grandes clásicos en el TOC son las obsesiones relacionadas con el orden y la simetría. La persona que manifiesta este problema necesita disponer las cosas de acuerdo a un determinado patrón de simetría u orden (tamaño, forma, color, etc.) de lo contrario su malestar se dispara.

La compulsión en este caso está clara: ordenarlo todo de acuerdo a su obsesión.

Obsesiones de comprobación

Tanto el componente de duda patológica como el de comprobación se encuentran implícitos de alguna forma en cualquier tipo de TOC. Sin embargo existe una obsesión de comprobación más pura relacionada con la necesidad de verificar si se han realizado determinadas acciones como haber cerrado la puerta de casa, haber apagado el fuego o haber llamado a determinada persona.

Las compulsiones consisten en volver a realizar la acción varias veces con el fin de hacer desaparecer la obsesión. En los casos más graves el tiempo dedicado cada día a realizar estas compulsiones es tan elevado que la persona decide buscar ayuda profesional.

Es posible que lleves tiempo viviendo con alguna de estas obsesiones y eso no te haya impedido seguir viviendo tu vida de manera habitual. Sin embargo si sientes que tu vida poco a poco comienza a limitarse cada vez más por alguna de estas obsesiones, juntos podemos ayudarte a encontrar la solución.

¿Qué es la distimia o depresión menor?

Globaltya No Comments
distimia

La distimia es una alteración del trastorno del ánimo que guarda una gran relación con la depresión, sin embargo es menos severa y más crónica. Por esta razón también se la conoce por el nombre “depresión menor” o “trastorno depresivo persistente”.

Diferencias entre la depresión y la distimia

Es muy normal que se confundan los síntomas de la distimia y la depresión. Sin embargo la diferencia principal se encuentra en la intensidad y duración de los síntomas:

Intensidad: La intensidad de los síntomas de la distimia es más manejable que el sufrimiento que experimenta una persona con depresión mayor.

Duración: La duración de la distimia es mucho más dilatada en el tiempo que la depresión mayor, pudiendo llegar a convertirse en un trastorno crónico.

Aunque los síntomas de la distimia son menos graves que los de la depresión mayor, también producen un gran sufrimiento en la persona que los padece.

Síntomas de la distimia

Los síntomas de la distimia pueden aparecer y desaparecer a lo largo de los años, habiendo temporadas en los que la persona afectada los experimente con mayor intensidad. Tampoco es normal que los síntomas desaparezcan durante más de dos mes en cada período.

Entre los síntomas más comunes de la depresión menor podemos encontrar los siguientes:

Desánimo constante: Llegando a afectar a las relaciones sociales y a las obligaciones diarias.

Problemas con la alimentación: Ya sea por falta de apetito o por comer demasiado.

Problemas para dormir: Sensación de que el sueño no es reparador, frecuentes despertares durante la noche, somnolencia diurna.

Preocupación: Rumiación excesiva por hechos relacionado con el pasado y preocupación constante por el futuro.

Aislamiento: Evitación de actividades sociales.

Alteraciones cognitivas: Dificultad para mantener la concentración.

Disminución de la productividad: La falta de motivación trae como consecuencia un descenso de la actividad y la productividad.

Irritabilidad: Facilidad para perder la paciencia y alterarse ante cualquier pequeño imprevisto.

A pesar de su gravedad, estos síntomas no llegan a ser tan incapacitantes como los de la depresión mayor y por tanto la persona que los sufre puede haberse adaptado a ellos a lo largo de los años. Puede incluso llegar a pensar que esta manera de “pensar y sentir” forma parte de su personalidad y no hace nada por cambiarla.

Causas de la distimia

Al igual que ocurre con la depresión mayor, en la distimia encontramos una serie de causas que tanto de forma individual como en combinación, pueden llegar a producir el trastorno.

Química cerebral

La serotonina y la dopamina son dos neurotransmisores que ocupan un papel esencial en la estabilidad emocional. Si se produce alguna alteración en su funcionamiento pueden provocar un desequilibrio que acaba afectando al estado de ánimo de la persona.

Herencia

Existen estudios que demuestran que la distimia es más común que se presente en los pacientes cuyos familiares también la padecen.

Circunstancias y sucesos vitales

Diversos acontecimientos negativos de la vida como puede ser la muerte de un familiar, problemas económicos o altos niveles de estrés pueden llegar a desencadenar la distimia.

¿Cómo se diagnostica la distimia?

Como comentábamos anteriormente, es posible que la persona que sufre este trastorno lo haya llevado en silencio durante muchos años, incluso desde la infancia, y se haya adaptado a sus síntomas considerando que forman parte de su personalidad.

Debido a ello, la depresión menor puede pasar desapercibida o incluso confundirse con los síntomas de otras alteraciones mentales como la ansiedad.

Por todo ello, es raro que el paciente que sufra de distimia acuda al médico salvo en circunstancias en las que ocurre un cambio importante en su personalidad. También puede ocurrir un suceso puntual altamente negativo que magnifique alguno de los síntomas y es entonces cuando decida buscar ayuda.

Tratamiento para la distimia

La terapia cognitivo-conductual se ha demostrado de especial eficacia en el tratamiento de la depresión menor. El componente cognitivo de esta terapia trata de corregir la visión distorsionada que puede tener el paciente en relación al mundo y a sí mismo.

El componente conductual incide en el comportamiento con el objetivo de que el paciente aprenda a realizar conductas adaptativas que favorecerán su bienestar. Al mismo tiempo se le enseñará a eliminar ciertos comportamientos que pueden estar acentuando y manteniendo el problema.

Por ejemplo, es normal que una persona con depresión menor se aisle de su entorno y comience a evitar algunas actividades sociales que son potencialmente reforzantes y que podrían ayudarlo a salir poco a poco de la espiral negativa en la que se encuentra inmerso.

En los casos más resistentes, la terapia cognitivo-conductual se puede combiar junto al tratamiento farmacológico en forma de medicamentos antidepresivos.

Si crees que tanto tú como alguien de tu entorno puede estar sufriendo un trastorno de distimia, puedes contactarnos y juntos te ayudaremos a dar los pasos necesarios para que comiences a sentirte mejor.

Técnicas de relajación: tipos y características

Globaltya No Comments
Técnicas de relajación

Las técnicas de relajación son ampliamente utilizadas en la intervención psicológica con el objetivo de reducir el nivel de activación del organismo. Es por ello que son de gran utilidad especialmente en trastornos donde la ansiedad ocupa un lugar primordial.

Además de reducir el estado de activación, las técnicas de relajación también contribuyen a la sensación de calma y paz interior. Por esta razón sus efectos no se producen únicamente a nivel corporal sino también a nivel mental. 

Condiciones para las sesiones de relajación

Sea cual sea el tipo de procedimiento de relajación que se vaya a llevar a cabo, es importante tener en cuenta una serie de condiciones que facilitarán el desarrollo de la práctica.

Nos referimos al uso de una ropa cómoda y un lugar adecuado libre de ruidos y distracciones. Además las instrucciones del terapeuta deben ser claras y precisas, utilizando para ello un tono de voz suave y tranquilo.

Algunos pacientes sienten malestar e incomodidad al estar en contacto con sus sensaciones corporales y esto suele acentuarse durante las sesiones de relajación. Por esta razón es importante que el terapeuta comente con el paciente previamente la posibilidad de que aparezcan estas sensaciones. Debe explicarle que son reacciones perfectamente normales que se producen al centrar la atención en nuestro cuerpo y respiración.

A continuación vamos a ver las dos técnicas de relajación más conocidas que existen.

Entrenamiento en Relajación Progresiva de Jacobson

Este tipo de entrenamiento en relajación fue desarrollado por Edmund Jacobson, por esta razón también se conoce por el nombre de “Relajación Progresiva de Jacobson”.

Su objetivo principal es reducir los niveles de activación del organismo al ir disminuyendo progresivamente la tensión muscular. Su procedimiento consiste en ir tensando y destensando los diferentes grupos musculares uno detrás de otro con el objetivo de que el paciente tome conciencia de las sensaciones que se producen en cada estado.

Primeramente se produce una fase de tensión en la que el músculo se tensa voluntariamente con el objetivo de percibir la contracción. A continuación se pasa a la fase de distensión donde se observa en cambio en las sensaciones del músculo al perder toda la tensión. En esta última fase el paciente no debe realizar ningún esfuerzo y actuar como observador de las sensaciones.

Consideraciones  para la práctica de la Relajación Progresiva

  • Es importante que la secuencia de grupos musculares esté ordenada y sea siempre la misma durante las diferentes sesiones.
  • Cada fase de tensión debe durar al menos 4 segundos. A continuación se deja el músculo relajado unos 15 segundos.
  • La fuerza de la tensión no debe ser tan elevada como para producir contracturas.
  • El músculo se debe relajar de repente con el objetivo de que no exista un control voluntario que lo vaya relajando poco a poco.
  • Para mantener la concentración y el foco puede resultar útil proyectar una imagen mental en la que el paciente se imagine cómo el músculo se tensa y se relaja en cada una de las fases.

Ejemplo de Relajación Progresiva para la tensión de la frente:

“Comenzaremos tensando los músculos de la frente. Para hacerlo puedes levantar las cejas todo lo que puedas. Nota toda la tensión y cómo la frente se te llena de arrugas. Nota cómo la tensión se extiende por toda tu cabeza. Ahora suelta y elimina toda la tensión que has generado en la cara y deja los músculos de tu frente cada vez más blandos. Observa las sensaciones de tu frente ahora que has eliminado toda la tensión. Observa si aparecen sensaciones nuevas al eliminar de forma voluntaria toda la tensión que habías creado.”

Entrenamiento en Relajación Autógena

El entrenamiento en Relajación Autógena fue desarrollado con Heinrich Schultz. Se basa en la idea de que muchas personas son capaces de alcanzar un estado de relajación a través de la imaginación de estar sintiendo sensaciones físicas, principalmente relacionadas con el peso y el calor.

En este tipo de relajación cobra especial importancia el grado de motivación que tiene el paciente por realizar la práctica junto a su capacidad de sugestión.

La práctica de la relajación autógena está formada por varios ejercicios de concentración en las sensaciones de:

  • El peso en los brazos y las piernas
  • El calor en los brazos y las piernas
  • Movimiento del corazón
  • Respiración autónoma
  • Calor en el plexo solar
  • Diferencia entre la temperatura de la frente y el aire a su alrededor

Ejemplo de Relajación Autógena – ejercicio de peso

“Presta especial atención a tu brazo izquierdo. Piensa en la frase “mi brazo izquierdo me pesa mucho, me pesa mucho. Siente cómo pesa tu brazo izquierdo. El brazo izquierdo pesa mucho, pesa mucho. Estoy completamente tranquilo y relajado.”

Taller de relajación

Si quieres aprender el procedimiento para autoaplicarte estas técnicas, puedes consultar las fechas y horarios de nuestro taller de relajación que impartimos en Globaltya Psicologos.

Trastorno de Ansiedad Social: Definición y tratamiento

Globaltya No Comments
trastorno de ansiedad social

Algunas personas presentan algunas dificultades a la hora de relacionarse con otras personas. Socializar es algo que en principio debería ser una actividad positiva y reforzante, sin embargo para determinadas personas puede convertirse en algo amenazante que tienden a evitar.

En este artículo vamos a explicar en qué consiste el trastorno de ansiedad social (también llamado fobia social), veremos sus características principales y haremos una propuesta de tratamiento.

¿En qué consiste el trastorno de Ansiedad Social?

Cuando una persona sufre un trastorno de ansiedad social siente un nivel de ansiedad tan elevado ante las interacciones sociales que prefiere evitarlas y escapar de ellas. Esta evitación resulta poco adaptativa y puede llegar a interferir en su correcto funcionamiento en el día a día.

La fobia social se define como un “temor o ansiedad intensos en una o más situaciones sociales en las que el individuo está expuesto al posible escrutinio por parte de otras personas. Además el individuo teme actuar de cuerta manera o mostrar síntomas de ansiedad por los que pueda ser evaluado de forma negativa.”

No todas las personas tenemos la misma predisposición a la hora de interactuar en un determinado entorno social. Hay personas más abiertas y extrovertidas que no tienen ningún problema a la hora de relacionarse con otros y también hay personas más tímidas que se sienten menos cómodas ante este tipo de situaciones.

Sin embargo, la diferencia fundamental entre un determinado rasgo de personalidad (la timidez en este caso) y una persona que sufre de fobia social es el grado de evitación de la situación que se produce. Una persona con fobia social siempre tratará de escapar de este tipo de situaciones aunque le produzcan un perjuicio a nivel personal, familiar o incluso laboral.

El individuo con fobia social siente un miedo y ansiedad desproporcionado en comparación con las posibles consecuencias negativas derivadas de aquello que teme. Su miedo no está relacionado con un peligro real que pueda atentar contra su integridad física

En muchos casos las personas que sufren de un trastorno de ansiedad social pueden tardar años en pedir ayuda. Es tanto el tiempo que han tenido que convivir con su problema que han llegado a convertirse en personas solitarias, con poca vida social, insatisfechas y frustradas.

Cuando se tienen tan pocos estímulos y refuerzos positivos es posible que comiencen a aparecer otros problemas asociados como pueden ser los trastornos depresivos o incluso el consumo de sustancias.

Carácterísticas del Trastorno de Ansiedad Social

Como hemos comentado, en el fondo de este trastorno se encuentra el miedo. Esta emoción tan necesaria, pero a la vez tan desagradable, puede dividirse en 3 componentes que son la conducta, las reacciones fisiológicas (lo que ocurre en nuestro cuerpo) y la interpretación que hacemos de todo ello (nivel cognitivo).

Lo que hacemos (conducta)

La conducta principal de las personas que sufren un trastorno de ansiedad social es la evitación de aquellas situaciones que le producen malestar. Esto implica menos contactos oculares, silencios más largos, y en definitiva un mayor número de comportamientos de escape y evitación.

Lo que ocurre en nuestro cuerpo

A nivel fisiológico se producen las reacciones típicas del miedo. Aumenta nuestra tasa cardiaca y se producen cambios en la respiración y mayor tensión muscular. También pueden aparecer algunas molestias estomacales como diarrea o náuseas.

Además de las reacciones anteriores también pueden aparecer otras reacciones más específicas sobre este tipo de fobia, nos referimos al rubor facial (lo típico cuando decimos que alguien “se ha puesto rojo”), al sudor de manos y al temblor de piernas.

Nuestra interpretación

Por último a nivel cognitivo existe una excesiva conciencia de uno mismo, y de sus pensamientos y sensaciones. Alguien con fobia social puede llegar a estar tan centrado en sus pensamientos que no duda de la veracidad de los mismos. Puede llegar a creer que si habla o dice algo los demás se reirán de él o que lo dejarán en ridículo.

La persona con un trastorno de ansiedad social también puede estar muy centrada en aquello que está ocurriendo en su cuerpo y comenzar a sentirse incómoda ante el primer indicio de inquietud (sequedad de boca, palpitaciones).

Esa incomodidad puede convertirse en un círculo vicioso que alimenta la ansiedad y provoca que esas sensaciones desagradables aumenten todavía más. En los casos más graves puede llegar a desarrollarse un trastorno de pánico (es lo que se conoce como el “miedo al miedo”).

Tratamiento para el trastorno de ansiedad social

La terapia cognitivo conductual es la que más resultados ha obtenido en el tratamiento del trastorno de ansiedad social. Gracias a este tipo de terapia una persona puede aprender a no evitar ni escapar de aquellas situaciones que teme mediante una exposición progresiva y gradual.

A nivel cognitivo también aprenderá a cuestionar sus pensamientos y a no estar tan centrado en aquello que está sintiendo.

Como complemente a esta terapia es muy útil la meditación, el entrenamiento en relajación y las técnicas de Mindfulness.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies