Depresión

Depresión

Almudena Lebrero No Comments
tratamiento-depresion

Casi dos millones y medio de españoles padecen depresión, una enfermedad que desafortunadamente cada vez más personas sufren en nuestro país.

El ritmo de vida que llevamos, las presiones por ser mejores en todo, por cumplir con todas nuestras responsabilidades y por tener actitudes ejemplares, nos hacen caer a menudo en situaciones de estrés y ansiedad que pueden derivar en una depresión si no se trata a tiempo.

En España un 5,2% de la población tiene depresión diagnosticada, una cifra que hizo pública la Organización Mundial de la Salud (OMS) recientemente.

El efecto de esta enfermedad es importante puesto que la depresión es la principal causa mundial de discapacidad y en los peores casos puede llevar incluso al suicido. Por tanto, es una enfermedad que ha de tomarse muy seriamente y tratarse de forma profesional lo antes posible.

¿Qué es la depresión?

La Depresión es junto con la ansiedad, el trastorno que más nos encontramos en  consulta psicológica. A veces desarrollamos depresión de forma primaria, siendo este el trastorno en sí, y en otras ocasiones aparece de forma secundaria como consecuencia o síntoma de otro trastorno primario.

Una persona puede tener por ejemplo una fobia o un problema de ansiedad como trastorno principal que le limita enormemente la vida, y como consecuencia de esta limitación también acaba desarrollando un trastorno depresivo.

La depresión es un trastorno del estado del ánimo, que se traduce en un estado de decaimiento que se manifiesta a través de síntomas psíquicos (desinterés, disminución de la autoestima), somáticos (pérdida de apetito, alteraciones del sueño, dolores de cabeza, etc.) y cognitivos (problemas de concentración y memoria).

La tristeza y la melancolía son dos sentimientos que están presentes en algún momento de nuestra vida, pero que prolongados en el tiempo y junto con otra sintomatología pueden desencadenar una depresión.

Síntomas de la depresión

Aunque los síntomas de la Depresión condicionan al que la sufre en todos los aspectos de su vida, no es fácil detectar esta enfermedad. De hecho, podría considerarse una “enfermedad silenciosa”.  Normalmente el que la sufre no es de los primeros en saber que “la tiene”. Sin embargo sí que se darán cuenta las personas de su entorno.

Por ese motivo, será de suma importancia que si sufrimos depresión seamos capaces de detectar la enfermedad lo antes posible, para evitar así, que se cronifique y poner remedio cuanto antes.

Para ello, ser capaz de identificar los síntomas será fundamental. Convertirnos en expertos de detección de nuestros propios síntomas será necesario.

  • Estado de ánimo depresivo la mayor parte del día. En los niños y adolescentes el estado de ánimo suele ser irritable.
  • Disminución importante del interés o el placer por todas o casi todas las actividades.
  • Pérdida importante de peso sin hacer régimen o, por el contrario, aumento de peso.
  • Insomnio o hipersomnia (demasiado sueño).
  • Agitación (inquietud) o enlentecimiento psicomotor (movimientos lentos).
  • Fatiga o pérdida de energía todos los días.
  • Sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos, inapropiados.
  • Disminución de la capacidad para pensar, para concentrarse, para retener datos, o para tomar decisiones.
  • Pensamientos recurrentes de muerte, ideación suicida fantaseada o comenzando a planearse

Cómo actuar ante la detección de síntomas

Ante la sospecha de que se presente algún síntoma, o haya un cambio significativo de comportamiento que se mantenga durante más de dos semanas, será más que suficiente para alertarnos sobre la posibilidad de tener que buscar ayuda o recomendarla, si la detección de dichos síntomas es en otras personas.

Evolución de la depresión

En consulta encontramos al paciente en diferentes momentos de su depresión. Por tanto, nuestro trabajo es valorar:

  • Cuánto tiempo lleva sufriendo.
  • Cuántos síntomas se manifiestan.
  • Cuánto afecta a su vida personal y laboral.
  • Cuánto tiempo lleva durmiendo mal y alimentándose de manera inadecuada.
  • Cómo afecta a otros miembros de la familia (hijos, pareja…).
  • En qué estado se encuentran sus relaciones sociales.
  • y un largo etcétera…

En función de la cronicidad y gravedad, enfocamos el tratamiento del paciente implicando a veces a más profesionales de nuestro equipo. Todo en la búsqueda de la mejoría más rápida de nuestros pacientes.

Tratamiento para la depresión

La Depresión responde muy bien al tratamiento con psicoterapia. En ocasiones, no siempre, será necesario complementarlo con tratamiento farmacológico.

El tratamiento psicoterapéutico está enmarcado en diferentes orientaciones de la Psicología, principalmente encuadrados en el humanismo pero usamos otros enfoques y técnicas de la Terapia de Aceptación y Compromiso, de la Psicodinámica, de la Terapia Sistémica, Terapia Gestalt, Terapia del Trauma y de la Terapia Cognitivo-Conductual.

Actualmente los mejores resultados en la Psicoterapia de la depresión se obtienen integrando varias orientaciones, es por ello que nuestro equipo recoge todas las anteriormente enumeradas.

Por otro lado, en nuestro equipo nos respaldan la figura del Psiquiatra y el Neuropsicólogo, contando con ellos siempre que sea necesario, persiguiendo nuestro enfoque multidisciplinar de la Psicología.

Ofrecemos semanalmente Talleres que refuerzan todo el trabajo psicoterapéutico de una manera más pragmática y grupal, siendo de gran acogida entre nuestros pacientes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies