TERAPIA DE GRUPO

Todos hemos oído hablar alguna vez de la terapia de grupo, pero cada vez que planteamos esta forma de trabajo con los pacientes asaltan dudas. Todo aquello que no conocemos nos puede provocar miedo e incertidumbre. No saber qué personas hay en el grupo, qué temas vamos a trabajar, cómo es su funcionamiento, qué aspectos tengo que contar de mí…son algunas de las cuestiones más planteadas.

¿Por qué dar el primer paso? ¿Por qué cuesta tanto?

Probablemente, lo más inquietante es pensar que tenemos que hablar de nuestras preocupaciones o miedos delante de personas que no conocemos. Nos cuesta tanto hablar de nosotros mismos y de nuestros problemas que no es de extrañar que sea el punto que más nos limita a la hora de iniciar la terapia.

terapia de grupo en alcorcon globaltya psicólogos

¿Por qué nos puede costar tanto abrirnos de esta manera?

Una pregunta complicada pero con multitud de respuestas. Probablemente porque muchos de nosotros hayamos crecido pensando que todo lo emocional es sinónimo de vulnerabilidad. Cuando me refiero a emocional hago referencia a la parte más desagradable, tristeza, miedo, culpa…Porque si de algo podemos hablar sin preocuparnos es de todos los momentos que nos provocaron alegría y felicidad. Pero si algo sabemos, es que lo que nos hace daño y está resonado en nuestra cabeza una y otra vez es todo aquello más desagradable que nos hizo sufrir. Entonces, parece contradictorio que no podamos permitirnos o permitir a otros sacarlo fuera.

A veces no es solo vulnerabilidad, sino vergüenza o miedo al juicio. En alguna ocasión, no hablar de estos aspectos nos ha podido proteger de alguna crítica o un chiste desafortunado. Sin embargo, guardarlo para nosotros y no poder darle una explicación a todo eso que nos pasa, también es muy dañino. Todos tendemos a huir del malestar propio y ajeno, por lo tanto todos tendremos experiencias desafortunadas a la hora de exponer nuestra parte más emocional.

Teniendo en cuenta que todo esto nos puede pasar y nos pasa con amigos, familiares y gente cercana… ¿por qué no nos iba a pasar con personas que no conocemos en una terapia de grupo? Es normal que uno venga con ese miedo, también ocurre en la terapia individual con la figura del psicólogo. Claro, no deja de ser un desconocido. Es importante saber que cada uno elige con total libertad lo que quiere contar, cada uno marca su propio ritmo. A medida que las sesiones van avanzando y experimentamos que las emociones se aceptan y se escuchan, estos aspectos van disminuyendo creándose un entorno seguro y de confianza.

¿Qué beneficios se obtienen?

La terapia de grupo tiene un beneficio propio muy potente. En ocasiones, creamos una imagen de nosotros que no es totalmente acertada o justa. Todos tenemos una parte crítica dentro de nosotros que parece que va poniéndonos la zancadilla y no nos deja avanzar. A veces identificarla es difícil, puede llevar con nosotros tanto tiempo que la hemos hecho nuestra. Seguro que muchos de nosotros hemos oído alguna vez aquello de “tú eres tu peor enemigo” o que somos capaces de ver muchas virtudes en los demás y muy pocas en nosotros.

Pues bien, en este tipo de terapia, otros miembros del grupo van a servir de espejo. Un espejo más realista que el nuestro, modificando poco a poco nuestro concepto y resaltando o reforzando cosas personales que uno puede pasar por alto. A medida que el grupo va avanzando en confianza, este tipo de interacciones son muy habituales y gratificantes para todos. No se trata de decir lo que alguien quiere escuchar, sino de reflejar lo que vemos.

En relación a la idea anterior, en muchas ocasiones hemos sentido que nuestra dificultad era propia y exclusiva de nosotros, prácticamente como si el problema nos definiera. Cuando tenemos tiempo para hablar con otras personas sobre esas dificultades, nos damos cuenta que no somos los únicos o que incluso el que aparenta no tenerlas también las vive. De esta manera, sentimos que lo que nos ocurre es normal y que, en definitiva, somos humanos. En otras palabras, aceptamos lo que nos pasa como normal y aprendemos a manejarlo. De lo contrario, si pensamos que somos diferentes por ello,  solo querremos quitarnos de encima todo lo que nos desagrada consiguiendo que la próxima vez venga más fuerte.

Otro aspecto que se trabaja constantemente son las habilidades sociales. Cuántas veces nos encontramos ante situaciones que no sabemos manejar o, por lo menos, no tanto como nos gustaría? El grupo es un buen escenario donde practicar dichas habilidades. Entre todos podemos ir construyendo escenas reales o imaginarias que nos provocan cierta inseguridad, observando como cada uno actuaría y por qué.

terapia de grupo en alcorcon globaltya psicólogos

 

En qué problemáticas es beneficios la terapia de grupo?

La terapia en grupo puede ser útil en distintos problemas o patologías psicológicas. Algunos casos en los que trabajamos con terapia grupal son:

  • Trastornos del estado del ánimo, depresión y ansiedad.
  • Trastornos de personalidad.
  • Trastorno por estrés postraumático
  • Adicciones
  • Fobias, ansiedad social, habilidades sociales, miedo a hablar en público.
  • Trastorno obsesivo compulsivo, TOC.
  • Ayuda a familiares de personas con patología mental.
  • Dolor crónico.
  • Duelo.
  • Vivencias traumáticas (situaciones de abandono, familias problemáticas, situaciones de abuso físico o psicológico)
  • Relaciones tóxicas, violencia de género y dependencia emocional.

¿Cómo trabajamos en Globaltya Psicólogos?

Siempre realizamos una primera sesión informativa, individual y gratuita antes de la incorporación al grupo. Con ello, conocemos a la persona de manera individual y aquellos aspectos que más se quieren trabajar. A su vez, con este primer contacto, conseguimos reducir un poco el miedo o la incertidumbre que pueda haber.

Con aquellas personas que presentan una elevada ansiedad ante esta incorporación, que no es de extrañar si recordamos que nuestra parte emocional la solemos tener bajo llave, planteamos que la primera sesión grupal se utilice para escuchar y observar su funcionamiento. No es necesario interactuar directamente desde el principio si alguien no se siente cómodo. No obstante, aspectos como la identificación, comprensión y aprobación del grupo reducen considerablemente la inseguridad.

En cuanto a su funcionamiento, en cada sesión se plantea un tema concreto de interés para todos. Personalmente, al final de cada sesión me gusta escuchar sobre aquellas cosas que nos han servido y preguntar qué quieren trabajar el próximo día. De esta manera, el terapeuta dirige pero siguiendo el camino que todos quieran trabajar.

 

Maite Lezaun

Psicóloga Sanitaria en Globaltya Psicólogos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies